La gripe en el embarazo y la lactancia

Vuelvo a retomar un tema que había dejado a medias hace unas semanas, y, aunque se haya acabado la campaña de vacunaciones, me parece importante. He hablado anteriormente de los diferentes grupos de riesgo que se recomienda que se vacunen de la gripe, para intentar evitar complicaciones de la misma.

En esta ocasión hablaré de la gripe en embarazadas y lactantes.

Las mujeres embarazadas tienen unas características especiales que las hacen más vulnerables a determinadas enfermedades, ya que el embarazo se considera que es una situación en la que el sistema inmune está algo debilitado.

El tener al bebé en el vientre obliga al sistema inmunitario a bajar la guardia, ya que como ya he comentado en algunas ocasiones, éste actúa frente a cuerpos extraños.

En este caso el feto sería un cuerpo extraño, pero al que no hay que atacar. El mecanismo natural para evitar eso es reducir la actividad del sistema inmune.

Enfermedades que por lo general no suelen dar problemas, pueden ser peligrosas durante este periodo. Entre ellas incluimos a la gripe.

Además de la disminución de las defensas, hay que pensar que las mujeres también tienen al bebé en la barriga, que recibe los nutrientes de la sangre de la madre, por lo que muchas de las sustancias que se encuentran allí también se encontrarán en la sangre del bebé.

Aquí son importantes los medicamentos, ya que se ha demostrado en muchas ocasiones que determinados medicamentos pueden ser nocivos para el bebé cuando los toma la madre, a pesar de que se consideren de uso habitual en personas no gestantes.

Ante la duda de vacunarse…

Alguna dudará entonces en vacunarse de la gripe, pero en este caso debemos decir que la vacuna de la gripe es segura, ya que no afecta al feto de ninguna manera y además nos protege de la infección que sí puede ser peligrosa para la madre y el bebé.

Una situación especial también es la lactancia. Durante la lactancia tampoco se puede tomar toda la medicación que podría tomar una mujer no lactante, ya que también existen medicamentos que se encuentran presentes en la leche materna, por lo que las tomaría el bebé. Estos medicamentos podrían ser nocivos para él.

Es muy importante consultar a un médico o farmacéutico sobre los riesgos que conlleva tomar un medicamento durante el embarazo y la lactancia. Existen muchos que se consideran seguros y que están contraindicados durante estos periodos.

Publica un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *