Consejos para evitar el envejecimiento

Una de las cosas que más preocupan, sobre todo a las mujeres, es evitar el envejecimiento. Algunas personas usan máscaras, cremas y suplementos, pero estos métodos solo lo ocultan. En este artículo vamos a detallar formas, consejos y actividades para detener el envejecimiento. ¡Empecemos!

Está comprobado que al sobrepasar los 30 años de edad, nuestro propio metabolismo comienza a ser más lento, y luego de los 40 años nuestro cuerpo manifiesta los problemas típicos de la edad.

Para que esto no suceda, debemos comenzar a practicar rutinas de ejercicio, realizando deportes que posean un enfoque en el movimiento del cuerpo. Correr, realizar natación y practicar tenis son uno de los deportes y ejercicios más saludables que hay, además de que son divertidos.

Además, hay que complementar la rutina de deporte con la comida adecuada. Ingerir alimentos frescos, bajos en calorías y altos en nutrientes, sumados a una ingesta de semillas y frutas secas gratificará a nuestro metabolismo.

Por qué envejecemos?

De envejecer nadie se salva. Es un proceso inevitable que sufre nuestro cuerpo con el paso de los años. Este proceso se conoce como senescencia.

Al envejecer, no solo nuestro cuerpo y apariencia física cambian, sino que también nuestra mente y madurez. Sobrellevar un cambio tan importante no es fácil, y a veces puede parecer abrumador y desconcertante, pero siempre hay que recordar que es un cambio natural que sucede en todos los seres vivos, tanto humanos, animales y plantas.

El causante probable del envejecimiento debería ser el tiempo, pero hay una verdad oculta. El verdadero causante son los telómeros, que básicamente, son los extremos de los cromosomas.

Según estudios científicos, podemos decir que los telómeros actúan como relojes esperando la hora de que las células se dividan. Ahora bien, las células pueden soportar una cantidad finita de divisiones, por lo que cuando sobrepasan ese número la célula muere.

Para nuestra suerte, científicos han realizado un tratamiento que se aplica directamente en los genes y han descubierto que, aplicado a determinados animales adultos, se consigue alargar la vida promedio de la célula.

Así que es posible que en unas décadas, con el avance de la ciencia y la salud, podamos vivir vidas longevas y de gran duración respecto al promedio actual.

Conclusión

Por ahora, lo único que podemos hacer para detener o aminorar el envejecimiento, es llevar una vida saludable, haciendo ejercicio y consumiendo dietas saludables, formadas principalmente por frutas, frutos secos y vegetales.

No se puede vencer al riguroso trabajo de los telómeros, pero sí podemos reducir su efecto en nuestro cuerpo.

 

Publica un comentario.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *